PEDAGOGÍA NEOLIBERAL O PEDAGOGÍA DEL SILENCIO

Silenciate... yo soy tu conciencia y tu palabraEn nuestros países y ciudades, en nuestros campos y comunidades rurales notamos el deterioro de la calidad de vida, el desempleo, la informalización de las fuentes de trabajo, esto se une al deterioro de las ofertas de servicios públicos de salud, vivienda, educación y saneamiento ambiental. Este estado de cosas sólo puede ser mantenido por mecanismos de represión, control social y de restricciones en la información y participación; silenciando lo diferente y encubriendo la desigualdad social. Se pueden constatar intentos y prácticas sistemáticas de silenciamiento de lo diferente y de los excluidos e incluso se desarrollan mecanismos y dispositivos comunicacionales que convierten sujetos y realidades de injusticia en algo grotesco o ridículo.

Otro recurso de control social es el de generar y mantener conflictos, inseguridad y contradicciones en los sectores populares convirtiendo en victimarios a las victimas. Ellos además de sufrir los problemas aparecen en la opinión pública como los causantes. Para el sistema es imposible esconder las realidades de injusticia y exclusión, por ello se descontextualizan, se reubican, se reinterpretan para presentar a las personas y a los grupos vulnerables y en riesgo social como culpables de sus propios problemas o incluso de los que se presentan en otros grupos socialmente más poderosos.

El modelo neoliberal y sus tecnologías de control y castigo social están presentes en nuestros barrios, en la plaza de mercado, en los paraderos de bus, en la esquina donde dos informales pelean su lugar de trabajo, en nuestras casas…El sistema necesita anclarse en la vida cotidiana para poder cooptarla, controlarla y neutralizar toda esperanza, creatividad, indignación y atisbo de resistencia. Es parasitando las dinámicas de socialización y sus contenidos, donde destruye, desfigura y construye subjetividades portadoras de miedos a perder los bienes, el trabajo y la vida.

Subjetividades sometidas a exclusiones y convencidas de que nada puede ser y hacerse distinto, de que las cosas son y serán así o peor; sometidas a ideologías que propugnan la conveniencia de no alterar el actual estado de cosas, el modo de funcionar de las sociedades, bien porque éste es el mejor mundo de los posibles o bien porque es el único. Las personas entonces llegan a limitarse en sus aspiraciones al asumir que lo mejor es que me quede como estoy o que todo lo que tiene posibilidades de empeorar acabará haciéndolo.

Como diría Freire se desproblematiza el futuro “en una comprensión de mecanisista de la historia, de derechas o e izquierdas, lleva necesariamente a la muerte o a la negación autoritaria del sueño, de la utopía, de la esperanza. En una comprensión mecanicista y por tanto determinista de la historia el futuro ya se conoce. La lucha por el futuro ya conocido a priori prescinde de la esperanza. La desproblematización del futuro, con independencia del nombre de quien se haga, es una ruptura con la naturaleza humana que se construye social e históricamente.”

Subjetividades con baja autoestima, estigmatizadas, rechazadas, alteridades negadas y desconectadas social y culturalmente. Subjetividades que asumen la amenaza, la violencia y la agresión como modos de sobrevivencia, a sabiendas que van por el camino de la autodestrucción; pero que al estar convencidas de que “no nacieron para semillas” (no son portadoras ni de historia, ni de futuro), persisten en el empeño de ser eliminados.

Sumemos a estas maneras de experimentar la cotidianidad los comportamientos apáticos, pasivos o simplemente de espectadores a los que nos tienen acostumbrados los medios de comunicación, los “realitis” , el mundo de la farándula o de la pasarela…sujetos aislados, solos, desconectados buscando imitar un modelo creado por el mercado, que ahondará más la frustración y la baja autoestima. Modelos a imitar superficiales, caracterizados por una marca, objeto de deseo y motivo de posteriores decepciones.

Subjetividades formadas en la carrera desenfrenada que impone el aparecer, el mostrarse sin caer en el ridículo. Subjetividades marcadas por la lucha envilecida por la sobrevivencia, por el conseguir los dineros para lograr la dieta básica, pero soñando con las fantasías que el mercado impone en la ambición de las personas. “En una palabra se recurre a estrategias de naturalización de las situaciones de injusticia. Algo que en la actualidad se ve favorecido por la hegemonía de las ideologías del individualismo…”

Es así como en esta cotidianidad invadida y conquistada, nos socializamos en un pensamiento único y con un lenguaje que aparenta ser globalizado, estandardizado y utilizado por aquellos que se sienten ganadores. Pensamiento y lenguaje que nos llevan a naturalizar las exclusiones, a perder la capacidad de indignarnos, a admitir la injusticia social como el medio para generar riquezas anulando las diferencias y diversidades en aras de una homogeneidad que no amenace, que no extrañe y que sea cómplice con acciones corruptas, clientelistas, arbitrarias y violentas guiadas por la ley universal de la oferta y la demanda. Pensamiento y lenguaje sin ética, que construye discursos en torno a la competencia, la eficacia, los estándares de calidad, la ganancia, la adaptabilidad, la privatización y el libre mercado.

Un pensamiento y un lenguaje que no busca desarrollar poderes en las personas. Pensamiento y lenguaje que no son recursos para enfrentar el desencanto, la paralización, la dominación, la opresión. Pensamiento y lenguaje que sitúa a las personas en una relación de dependencia, de marginalidad, de indignidad, y silencio. Pensamiento y lenguaje que disocia, que arremete, que lleva a sentir al otro como amenaza, como competidor y no como una posibilidad, una oportunidad. Pensamiento y lenguaje que vuelve mercancía la vida, la salud, la honra, la lealtad, la amistad, la dignidad. Pensamiento y lenguaje que cosifica la cultura, los ideales y la persona.

Por ello decimos que el pensamiento y lenguaje que soporta y que se trasmite en la socialización, aplicación e imposición del modelo neoliberal (modelo profundamente ideológico) no busca desarrollar poderes en las personas; porque no los impulsa a la esperanza, no los mueve a la autonomía, no les repone la condición y necesidad de indignarse, no convoca al encuentro dialógico empoderador (en el buen sentido de la palabra)

Mecanismos políticos, ideológicos, económicos y tecnológicos se unen para desintegrar y desarticular sueños, sentidos, utopías, subjetividades, conocimientos, relatos, historias. Todo ello se despolitiza, todo ello se convierte en objeto de la acción de alguna agencia experta, todo ello se vuelve mercancía y a todo se le pone una marca. Ya la historia no conjuga con las esperanzas; tampoco los sentidos concuerdan con las acciones, las palabras desconocen y niegan los hechos (basta con oír a los senadores colombianos señalando que en el país no existe conflicto armado). El cinismo parece haberse instalado como recurso, sin el cual no es posible relacionarse.

Todo ello configura una disposición a la sumisión, a la credulidad, a la insignificancia, a lo autoritario, a lo conformista, a la desesperanza. Todo esto lleva a concebir la realidad social, no como algo que tenemos que transformar, sino como una realidad dentro de la que tenemos que actuar sin pretender nada; cosifcando y paralizando, así, los procesos sociales y las personas.

Nos ubicamos, entonces, en un contexto neoliberal incompatible con la configuración de sujetos con y en ejercicio de sus poderes. Un modelo discordante con la construcción de sociedades democráticas y justas. Un modelo hostil a la vida no sólo de las personas sino también del planeta.

About these ads

About Pedagogia del Excluido

Docente investigador, educador.
This entry was posted in Alfredo Manuel Ghiso, Educación Popular, Exclusión, Pedagogía neoliberal, Pedagogía social and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s