Itinerario pedagógico, pistas para reflexionar la práctica

¿Quién es el titiritero?Recrear y resignificar las propuestas de pedagogía social en contextos excluyentes impone a los educadores reconocer y explicitar una opción ética y política que les permita transitar libres de ingenuidades por espacios vivenciales, propios del mundo de vida, y por los institucionales, marcados ambos por herencias ligadas a relaciones de poder inequitativas y a discursos que legitiman o naturalizan negación, el ignorar al otro, el despreciarlo.

La tarea no es simple, porque busca configurar personas capaces recrear su subjetividad a partir de reconocer sus expresiones e ir asumiendo las decisiones desde las que convive y perfila su participación en un colectivo como alguien capaz de ejercer, con responsabilidad y solidaridad, sus poderes.

Esta reconstrucción y recreación de subjetividades transita por territorios en los que se hace necesario restablecer la condición y carácter de interlocutor, de sujeto de palabra y diálogo capaz de escuchar y de expresarse. Para ello la práctica pedagógica tiene que poner mayor atención en los ambientes y mediaciones que genera, sin desconocer los recursos reales y virtuales de comunicación y vincularidad.

Para reestablecer la condición de sujetos, la práctica educativa tendrá, seguramente que recorrer críticamente los espacios sociales en los que los jóvenes y los educadores configuran sus vidas; poniendo especial interés en escenarios como el comunitario, familiar, grupal, institucional y en las diferentes redes con sus tradiciones dialógicas, en las que se renuevan, reacondicionan y sustituyen identidades y pertenencias portadoras de significantes, lenguajes, cogniciones, emociones y deseos.

Las propuestas de pedagogía social que se construyen con estos criterios llegan a brindar a los y las jóvenes una trama de nuevos sentidos, orientados al fortalecimiento y potenciación de la creatividad, la cotidianeidad y la subjetividad, desmontando lo obvio, descubriendo las diferentes vetas de sentido que se ocultan en el quehacer cotidiano, en la interacción con el otro, en los conflictos y los momentos de diálogo. Relacionar las prácticas de educación social con la experiencia de vivir, con las formas de actuar, es afectar, de alguna manera, todas las dimensiones en las que se configuran subjetividades.

El carácter dialógico, la orientación conversacional y colaborativa caracteriza este tipo de práctica pedagógica, como un encuentro entre sujetos que se van constituyendo recíprocamente al reconocerse y al reconocer una problemática a trabajar a partir de un acuerdo. En las interacciones la palabra transita y teje nuevos sentidos y significados, circula y es apropiada. Los sujetos conversan y discuten situados en un ámbito configurado por tensiones, intereses, experiencias, emociones y conocimientos; así a lo largo del desarrollo del proceso pedagógico, las personas recrean su protagonismo rechazando las condiciones objetivas y subjetivas de exclusión

Desde la reposición de la palabra y desde la recreación de la condición dialógica de las personas se favorece la constitución de identidades y subjetividades alternativas; desenmascarando cualquier intento que busque nuevas negaciones o repetir viejas exclusiones

En definitiva si el propósito de la propuesta pedagógica es el restablecimiento de la condición de sujetos de los jóvenes excluidos – no es adaptarlos, ni integrarlos al modelo que sistemáticamente los excluye- requerimos, ante todo, asumir creativa y críticamente que este tipo de propuesta y práctica educativa es posible, si lo deseamos y si restablecemos el impulso trascendente y realísticamente esperanzado que nos permite soñar en un país donde la vida sea posible y donde los otros, los jóvenes excluidos, pueden llegar a ser sujetos capaces de ejercer democráticamente sus derechos como ciudadanos. Todo esto, como diría Michael Ende, requiere altas dosis de arte, creatividad, constancia, compromiso, amor, energía, respeto, diálogo y solidaridad.

About Pedagogia del Excluido

Docente investigador, educador.
This entry was posted in Alfredo Manuel Ghiso, Educación Popular, Exclusión, Pedagogía neoliberal, Pedagogía social, Práctica pedagógica and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s